BRÚJULA

Cannes para todos los gustos


Entre Quentin Tarantino, Diego Maradona, Pedro Almodóvar y la polémica con Alain Delon, la versión 72 del festival se pinta como una de las más ambiciosas y variadas de los últimos años


El Festival de Cannes abrió con la comedia de zombis Los muertos no mueren, de Jim Jarmusch. La Palma de Oro se entregará el domingo 25 de mayo
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

18/05/2019

Glamour, cinefilia y polémicas. Los tres vértices que hacen de Cannes el festival más mediá- tico, prestigioso y discutido del mundo. Y mucho de todo eso tiene la 72ª edición que cuenta con Quentin Tarantino junto a Leonardo Di Caprio, Brad Pitt, Al Pacino y Margot Robbie, pero también a Adam Driver, Bill Murray, Jesse Eisenberg, Sylvester Stallone y Robert Pattinson, los españoles Antonio Banderas y Penélope Cruz, los locales Alain Delon , Isabelle Huppert y Léa Seydoux o figuras tan populares como Bono, Elton John y Diego Maradona, por nombrar solo algunas.

Precisamente por la cantidad y calidad de los artistas que llegarán a presentar sus nuevos trabajos es que muchos auguran un año que quedará en la historia Favorito de Cannes desde siempre, Quentin estuvo en duda hasta último momento, ya que aún sigue corriendo para llegar a tiempo con la postproducción de Érase una vez... en Hollywood, película de 100 millones de dólares y casi tres horas de duración con un elenco liderado por una docena de estrellas y ambientada en 1969. El estreno será en fílmico y justo cuando se cumplan 25 años de la Palma de Oro conseguida con Tiempos violentos (Pulp Fiction) en mayo de 1994.

No solo Tarantino vuelve este año a la competencia oficial. También lo harán tres que obtuvieron la Palma de Oro en dos oportunidades (los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, quienes presentarán Le jeune Ahmed; y el británico Ken Loach, que estrenará Sorry we missed you) y otros dos que levantaron una vez la máxima estatuilla: el estadounidense Terrence Malick (lanzará A Hidden Life) y el local Abdellatif Kechiche (traerá las cuatro horas de Mektoub, My Love: Intermezzo). Si Cannes está considerado por muchos como el Mundial del Cine, esta presencia es como si jugaran las instancias finales Argentina, Brasil, Alemania, Francia, Inglaterra y España.



Para la inauguración oficial se eligió The dead don’t die, comedia de zombis con el sello de otro mimado de Cannes: Jim Jarmusch, quien contó con una troupe integrada por Adam Driver, Bill Murray, Tilda Swinton, Chloë Sevigny, Steve Buscemi, Selena Gomez, Tom Waits, RZA, Iggy Pop, Rosie Pérez, Danny Glover y Caleb Landry Jones. Pedro Almodóvar tiene una gran obsesión: ganar la Palma de Oro. En Cannes recibió premios de todo tipo, pero nunca el de mejor película. Este año trae Dolor y gloria, un filme muy visceral con Antonio Banderas, Penélope Cruz y dos aportes argentinos: Leonardo Sbaraglia y Cecilia Roth. A Cannes le encantan las presencias de figuras de gran atracción mediática, como Diego Maradona, documental que le dedicó el inglés Asif Kapadia (el mismo de las elogiadas Senna y Amy) a su etapa en Nápoles; y Elton John estará para la premiere mundial de Rocketman, biopic dirigida por otro británico como Dexter Fletcher.

En conferencia de prensa, el director artístico de Cannes, Thierry Frémaux, salió a defender la Palma a la trayectoria para el mítico Alain Delon , luego de los duros cuestionamientos por parte de organizaciones feministas como Women and Hollywood, que lidera Melissa Silverstein. “Le daremos un premio por su aporte al cine, no el Nobel de la Paz”, ironizó Frémaux, cuestionado por los dichos del actor de 83 años, quien se manifestó varias veces a favor de su amigo, el líder ultraderechista Jean-Marie Le Pen. “También filmó películas con su mentor Visconti y El otro Sr. Klein, con Joseph Losey, que no tienen precisamente mensajes como el de Le Pen.

Todos tenemos contradicciones”, agregó el responsable del festival, en medio de su guerra contra Netflix y sus enfrentamientos con la prensa por los constantes cambios en la grilla del festival. Otro frente de tormenta para Frémaux es el de sumar voces femeninas a un festival siempre dominado por hombres. “A nivel del equipo de organización y selección ya estamos en el 50 y 50, lo mismo en la conformación de los jurados. En cuanto a la sección oficial, este año hay 20 directoras contra 11 en 2018, 12 en 2017, 9 en 2016 y solo 6 en 2015. Estamos lejos todavía de alcanzar la mitad y mitad porque, aunque ese es uno de mis sueños, todavía son menos las mujeres que filman. Y no podemos elegir un filme solo por el hecho de estar dirigido por una mujer. La calidad tiene que ser extraordinaria en todos los casos”, dijo Frémaux.



 




En esta nota