PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 19/05/2019


Acerca de revolú y reboludos

Qué buena y oportuna lectura es la que nos ofrecen 22 periodistas en el libro Perdimos. ¿Quién gana la copa América de la corrupción?, que acaba de lanzar la editorial Planeta y que hace poco más de una semana fue presentado por dos de ellos, el argentino Diego Fonseca y nuestro boliviano Pablo Ortiz, en Santa Cruz de la Sierra. No es solo el recuento de diecinueve casos escandalosos registrados en igual número de países, y que compiten por esta ‘copita’ especial, lo que le da peso al libro. Son también las reflexiones de tres de esos periodistas sobre corrupción, corruptos y corruptitos las que enriquecen una muy necesaria lectura sobre el terrible flagelo que nos azota cada vez con más fuerza.

Fonseca no se viene con medias tintas para hablar del tema. La primera afirmación con la que arranca su texto así lo confirma, de entrada: “…una multinacional, y no la izquierda, hizo la gran revolución bolivariana de América Latina. Odebrecht, una constructora de caminos, presas y hospitales, unió a los latinoamericanos como jamás pudo ningún jefazo socialista ni soñó el más utópico barbudo en las montañas”. Lo hizo de manera exitosa y con una estrategia solo posible “bajo un convencimiento preclaro”: que habría muchos oídos abiertos a su propuesta y suficiente impunidad, sigue Fonseca. Y esto marcó, añade, el inicio del siglo con una prole de “revolú y reboludos –el dizque socialismo petrolero, los nacionalismos populistas”, que “robaron como la vieja política que decían aborrecer, concentraron poder como las autocracias que decían combatir y excluyeron como los conservadores que debían haber superado”.

“¿Cómo es posible que tamaña corrupción se extendiera por al menos doce países, con un botín millonario cuya cifra cuesta visualizar, sin que nadie se diera cuenta, ni fiscales, ni congresistas, ni la prensa?”, pregunta Fonseca. Él atribuye el éxito al “perfecto secretismo” con el que operaba no solo Odebrecht, sino el consorcio mafioso montado entre varias grandes empresas, solo posible de romper desde dentro, como finalmente sucedió. Pero, ¿será que hoy esa pregunta sigue vigente frente a la avalancha de ‘odebrechtazos’ vista en nuestros países? ¿En nuestro país? Aunque aun hay secretismo en varias instancias, sean públicas o privadas, éste ya no es tan perfecto como hace algún tiempo. Por el contrario, los corruptos actúan cada vez con más desparpajo, se diría que ya no “cuidan las formas” y que se han dejado tentar por el exhibicionismo alentado desde las redes sociales.

El caso Evo Morales-Gabriela Zapata es uno de los ejemplos más escandalosos. Pero hay más para añadir a la lista, como el caso de Juan Pari y Banco Unión o el más reciente y de repercusión internacional como es el de Pedro Montenegro Paz, vinculado al narcotráfico, y sus nexos con jefes policiales, jueces, fiscales, magistrados y exparlamentarios, y que ya complica al Ministerio de Gobierno y al MAS como organización política. Podemos sumar otros más antiguos como el Fondo Indígena, los taladros de YPFB, el programa Bolivia Cambia, Evo Cumple; y otros más locales, como los casos no menos escandalosos vistos en los gobiernos municipales, varios de ellos en la Alcaldía cruceña. Todos ellos marcados no por el secretismo, sino más bien por la abusiva prepotencia que la impunidad les ha dado a sus autores intelectuales y materiales.

Una impunidad que nace de la complacencia y complicidad de las autoridades llamadas a investigar y sancionar a los corruptos (que lo diga el empresario judío Jacob Ostreicher, el caso elegido por Pablo Ortiz para representar a Bolivia en la disputa por la copa América de la corrupción), y también de la permisividad y tolerancia de gran parte de la sociedad civil, incapaz de rebelarse frente a los corruptos, todos ellos actores de poder político y o económico. Una complacencia y tolerancia que nace no siempre de pequeños corruptitos, sino de gente buena pero apática, gente que no se involucra en la vida pública y que deja sin vigilancia, control y cobranza a sus funcionarios, como bien apunta también Fonseca.

Cuando digo gente hablo de todo tipo de personas: vecinos, periodistas, fiscales, jueces, abogados y tantos más. Todos afectados, de una u otra manera, por un flagelo que solo da ganancias a unos pocos, en detrimento de muchos. Un flagelo que no es algo cultural o una fatalidad de la humanidad, como nos han querido hacer creer, sino una lacra que sí se puede vencer con determinación y ganas de vivir mejor. Nada más. Para comenzar, hay que comenzar a llamar a las cosas por su nombre y dejar de hacer la vista gorda frente al desparpajo y cinismo de los corruptos.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Carta abierta para Andrés Lladó
Solidaridad de papel
Jugando a la democracia
Salud rezagada, mal sin remedio
De mal en peor
No hay uno, ¡hay miles!
Leo, de sueños y estrategias
Pensando en Rigoberta
Salvar a Cotas, ¿de quiénes?
Primeras y eternas luces
Odebrechtazo en la Uelicn
Acerca de revolú y reboludos
Maravillas en la ciudad de los anillos
Democratizar la fuerza pública
Libertad para vivir o para morir
Caso “terrorismo”: 10 años de indebido proceso
Jugando a la democracia
Corrupción e impunidad, combo maldito
A desenmascarar a los cínicos
Gastón, ¿usted también?
En Facebook


24/08/2019
Fuego en los territorios de la fe
24/08/2019
Maldito fuego
24/08/2019
Diferencia entre apagar y prevenir
23/08/2019
Incendios, ballenas y escaleras
23/08/2019
Reenfocar la adversidad
23/08/2019
Tú me manques


EL DEBER
 
Te puede interesar
Fiscal José Parra está procesado. Foto Rolando Villegas

Policía: No se tolerará a nadie en caso Eurochronos

En Roboré piden la ayuda internacional. Foto Ivan Quezada
SANTA CRUZ

Evacúan a familias de dos comunidades en Roboré ante el riesgo

Este sábado se han reportado la reactivación de incendios que habían sido controlados. Foto Jorge Ibáñez
SANTA CRUZ

Gobernación pide al Gobierno aceptar la ayuda internacional

Diez
Los doctos no fallaron para sacar el triunfo de local. Foto: Correo del Sur
SUCRE

Universitario salvó el triunfo sobre el final (2-1)

Bulacia fue el mejor de la competencia. Foto: Jorge Gutiérrez
MOTOR

Bulacia se impone en la primera etapa del rally Codasur

Amarilla celebra el empate. Foto: Ricardo Montero
CLAUSURA

Guabirá y Destroyers se perjudican con un empate

Sociales
SOCIALES

Barack Obama publica su lista de canciones favoritas del momento

SOCIALES

Conocé a Dany Escalera, la cholita que promueve la moda y la comida 'cochala'

‘La Roca’ recibió $us 89 millones en un año y es el mejor pagado. ‘Thor’ le sigue en la lista
SOCIALES

¡Increíble! Revelan cuánto ganan los famosos