PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 23/12/2018


Cerrarle la puerta al mundo

La multiviolación a una joven hizo cacarear al gallinero y la hipocresía volvió a salir a las calles con cara de vergüenza. Un grupo de jovenzuelos, a los que aparentemente no les falta nada, atestados de alcohol y droga llevó a una muchacha a un motel, donde la golpearon, la violaron, hasta dejarla en el umbral de la muerte.

Con fuertes epítetos se podrían calificar a cada uno de estos pequeños seres recién salidos de la pubertad con toda una vida por delante. Hoy guardan su tiempo en la cárcel con la espada de Damocles sobre sus hombros, con un presente funesto y un futuro indescifrable.

¿Pero cómo se llega a la escena de ese fatídico viernes de juerga? ¿cómo se logra tan desprolijo desbarajuste si no hubiese sido alimentado día a día en otros ámbitos, en otras películas, en otras conversaciones, en otras veladas, en otros salones y en otras aulas y sobremesas?

Dicen que los frutos no caen lejos del árbol. No son androides de otra galaxia. Forman parte de esta vereda, de esta calle en la que transitamos todos y de esta ciudad que nos cobija. ¿Pero cómo llegar tan lejos estando tan cerca? Ahora nos asombramos.

Complejo cuadro. Al escuchar a sus defensores la confusión aumenta. ¿quiénes son nuestros vecinos, qué valores estamos compartiendo, de qué nos reímos, qué aplaudimos, qué nos causa placer, qué nos revuelve el estómago y qué ciudad queremos para los que vienen? Todos somos jueces, pero nunca somos parte.

Todos señalamos, pero nunca hacemos nada. Conducimos sin mirar al otro, quemamos basura y contaminamos, desconocemos las normas y no asumimos ningún límite porque somos los dueños del pueblo y estamos orgullosos de serlo. Un ejemplo. Violamos todo el tiempo. Las normas, las buenas costumbres, el respeto, queriendo llegar primeros pisando al otro.

¿A quién le queremos ganar? ¿qué lugar pretendemos ocupar con este modo de vida? ¿En qué nos estamos convirtiendo? Las nuevas tecnologías, el acceso vertiginoso a la información, la capacidad de aprendizaje global en todas las áreas no son aprovechadas para el desarrollo.

La gran capacidad para mirarnos el ombligo. Pura superficie. El desarrollo pasa se desliza y se pierde entre los dedos mientras seguimos anquilosados sin pensamiento crítico, repitiendo los mismos prejuicios de siglos pasados. Ese anacronismo colapsó y aferrarse a ello es cerrarle la puerta al mundo





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
cara a cara
cara a cara
cara a cara
Cara a cara
cara a cara
cara a cara
Cara a Cara
cara a cara
cara a cara
cara a cara
Cantata Elay: Historias propias que contagian de universalidad
cara a cara
Historias propias que contagian de universalidad
cara a cara
Argentina y una nueva historia cada día
cara a cara
cara a cara
cara a cara
cara a cara
cara a cara
En Facebook


10/10/2019
‘Ningunistas’ e indecisos: mensaje imperativo
10/10/2019
Federalismo posible
10/10/2019
Cabildo cruceño: ¿masa crítica?
10/10/2019
¿Permiso para protestar?
10/10/2019
Tratando de contabilizar datos...
09/10/2019
¡Se tenía que decir y se dijo!


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Escolares recibirán el Bono Juancito Pinto desde el 23 de octubre de 2019

Crónicas

Collazos seleccionó los proyectos del fondo concursable Cinética
ESCENAS

“La cultura no es un lujo, es un garante del desarrollo social”

Diez
Pedriel espera su momento para debutar en el Clausura. Foto: APG
COCHABAMBA

Una ‘plaga’ de lesiones complica a Wilstermann

Illanes, técnico de Nacional Potosí. Foto: Etzhel A. Llanque
FÚTBOL

Nacional quiere jugar el clásico potosino para corregir errores

Foto: Correo del Sur
COPA SIMÓN BOLÍVAR

FBF pide anular el partido Independiente - Fortaleza

Sociales
SOCIALES

Queen G sufre el hackeo de su página de Facebook

La familia del rey. Los hijos y nietos de Carlos Gustavo y Silvia de Suecia
SOCIALES

El rey de Suecia reduce la Casa Real al mínimo

Relato de una modelo. La miss Pampa de la Isla 2019 Fiorela Camacho cuenta cómo es la vida en un barrio alejado del centro cruceño. Foto: Luis García / Producción: Duber Drew / Escenario: Lomas De Arena
SOCIALES

El relato de una joven que da todo por su tierra