PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 07/01/2019


Crónicas de viajes

Viajar por el país es deprimente, comentaba en las pasadas fiestas una amiga que llegó de La Paz a Tarija. “Es que los niños y las mujeres que esperan limosna en la carretera son miles, y en algunos tramos están o arrodillados o llorando, cada 50 metros”.

Mi amiga no había escuchado todavía los triunfalistas informes del vicepresidente sobre el éxito del Gobierno en su guerra contra el hambre, diciendo que ahora ningún niño se va a la cama sin haber comido. (La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura –FAO– dice que el hambre afecta al 19 por ciento de los bolivianos y a solo el 3 por ciento de los chilenos).

Un amigo viajó de Santa Cruz a Cochabamba, y viceversa. Su informe fue de asombro. Cuando entras al territorio de Chapare, el control es muy riguroso, casi como el que hay en la frontera de México con Estados Unidos, pero cuando sales de Chapare no hay ningún control, como cuando un mexicano vuelve a su país desde Estados Unidos.

Se supone que el daño que hace al país Chapare está en lo que exporta, y no en lo que importa, en lo que sale y no en lo que entra, pero la Policía parece haber entendido al revés.

El mismo reportero cuenta que quedó asombrado por la desolación que hay en las instalaciones de la empresa EBO Coca (Empresa boliviana de la coca). Está permanentemente cerrada.

Es como si Chapare no produjera coca. Se supone que esa empresa se ocupa de rescatar la hoja que se produce en la zona para comercializarla en todo el país, como se hace con la coca de Yungas.

Lo curioso es que no se ve ninguna carga de coca en Chapare. Ningún camión que la traslade en ninguna dirección. Es, me decía el amigo, como si en Porongo no hubiera achachairú.

Da la impresión de que la coca de Chapare se insumiera en la propia región o fuera consumida por los propios productores: lo cierto es que desaparece. Este dato confirma los informes de la ONU según los cuales el 94% de la coca de Chapare tiene destino desconocido, misterioso.

Quizá tenga razón el presidente Evo Morales cuando dice que en Chapare no se produce coca o que los ‘catos’ son solo para los peones. O que la coca también cambia, como el proceso, y cambia de forma.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El virus Chapare
YPFB, malos negocios
Salvar a YPFB
La soya prohibida
Cuando pase la campaña
Soya versus coca
Soyeros, arroceros y cocaleros
Crisis en el agro
Por una neurona
Un mar de gas
¿Y ahora qué?
La corte de Chapare
Solo propaganda
Orugas infiltradas
Surtidores abstemios
Privilegiados
Amenazas a los bancos
Cómo invadir parques
Bando de Carnaval
El agro como solución
En Facebook


22/07/2019
El virus Chapare
22/07/2019
Bolivia federal
22/07/2019
Perú, alternativa para el gas boliviano
22/07/2019
Educación y ciudad productiva
22/07/2019
Las sociedades vacías
21/07/2019
De gatos, fútbol, rotondas y anillos


EL DEBER
 
Te puede interesar
RURAL

Trigo, lanzarán cinco nuevas variedades

crónicas

Los actores protagónicos salieron de miembros de la producción de la película. Foto: LUIS GUARANÍ
ESCENAS

‘Atrapados en azul’ desvela el drama de la delincuencia juvenil

Diez
PERÚ

Mirá la asistencia de Vaca que le dio el triunfo a la ‘U’

EN VIVO

Los presidentes de los clubes cruceños ratifican su postura a horas del consejo superior

Oriente argumentó que el estadio Tahuichi sufre de desperfectos en la iluminación. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

FBF reprogramó el partido de Oriente y Real Potosí

Sociales
SOCIALES

Orietta Acarrunz, la 'bomba sexi' de un videoclip

SOCIALES

La miss Chuquisaca 2016 será mamá de un varoncito

SOCIALES

300.000 dólares de multa y una terrible polémica para Sergio Ramos y Pilar Rubio