PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 09/12/2018


El futuro de YPFB

Una empresa que en este momento debe importar 80% del diésel oil que se consume en el país, y un 56% de la gasolina, va camino a convertirse simplemente en una importadora, lo que quizá se admita cuando haya pasado la campaña electoral.

Por el momento, la instrucción es de quienes manejan la candidatura vetada por un referéndum exige hablar de grandes éxitos y desterrar la verdad. La mala noticia sobre Boyuy, por ejemplo, está bien guardada, casi a 8.000 metros de profundidad, junto al ya parado trépano. Si ahora viniera un gobierno como el de Gonzalo Sánchez de Lozada, y se propusiera vender, “capitalizar” la empresa, el panorama sería para ponerse a llorar.

Entonces, la empresa tenía muy buenas reservas de gas propias y de las empresas extranjeras, un flor de contrato con Brasil, otro con Argentina y la posibilidad de exportaciones de GNL a través de un puerto chileno. Se hablaba de interés en el GNL boliviano en México y en Estados Unidos. Era una oportunidad para las capitalizadoras.

Ahora, de las reservas es mejor ni hablar. Una empresa canadiense que decidió “evaluar”, no “certificar”, el estado de las reservas dijo que eran 10 TCF pero todos sabemos que están por debajo de 4 TCF.

Si Argentina y Brasil anuncian que a partir de 2020 no querrán recibir más gas boliviano es, si se mira bien, un gesto diplomático, de cortesía, para no decir, de frente, que sus empresas saben de la situación lamentable de las reservas bolivianas. Ni siquiera se han tentado con la posibilidad de firmar contratos con la cláusula de “deliver or pay” y beneficiarse de ella cuando el vendedor se haya quedado sin gas. Es un trato honorable, casi fraterno, el no hablar de la verdad sobre las reservas.

Las “capitalizadoras” del futuro deberán vérselas con que no se ha hecho exploración y por lo tanto no hay reservas, pero además se enterarán de que las empresas extranjeras que operan en el país están todas con sus valijas hechas. Sabrán de los dos gasoductos que forman parte de los activos de YPFB, pero que pronto quedarán inservibles, salvo que se los comience a usar para importar gas con destino al mercado interno.

En fin, que YPFB se aproxima a un momento crítico. Los compradores de chatarra están atentos. Para los miles de empleados que tiene la empresa, junto a los miles de la ANH, no hay futuro. Quizá una relocalización que termine aumentando los cocales.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Otros fuegos
Permiso para destruir
El modelo triufante
El agro como salvavidas
Nuestro padrino
Cuentos rusos
El virus Chapare
YPFB, malos negocios
Salvar a YPFB
La soya prohibida
Cuando pase la campaña
Soya versus coca
Soyeros, arroceros y cocaleros
Crisis en el agro
Por una neurona
Un mar de gas
¿Y ahora qué?
La corte de Chapare
Solo propaganda
Orugas infiltradas
En Facebook


18/09/2019
La racionalidad ausente
18/09/2019
Leer y escribir ¿responsabilidad del docente de la ‘U’?
18/09/2019
Un país pobre
18/09/2019
Innovación ¿Cómo vamos?
17/09/2019
El valor del voto contra la conspireta
17/09/2019
La perdida batalla del oficialismo


EL DEBER
 
Te puede interesar
El Gobierno contrató el helicóptero Chinook para sofocar llamas
SANTA CRUZ

El desembolso de Bs 1.400 millones se hará según las necesidades

Crónicas

cara a cara

Diez
FÚTBOL

Lampe cuenta las horas para debutar en el Clausura

Así le dio la bienvenida Binacional a Mosquera. Foto. BinacionalFC
DIRECTOR TÉCNICO

Mosquera vuelve al fútbol peruano de la mano de Binacional

Luis Gutiérrez vuelve a ser opción en la academia paceña. Foto: Prensa Bolívar
LA PAZ

Gutiérrez y Arce, listos para volver en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Kim Kardashian no tiene lupus; este es su verdadero padecimiento

SOCIALES

Alexia Dabdoub, sin signos del embarazo

SOCIALES

Shakira confesó que ella y Piqué no son una pareja tradicional