PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 16/04/2019


La vida tranquila

En el mundo pasan cosas increíbles. Pasan cosas para que alguien las cuente, para que no se las lleve el viento ni la embriaguez del mundo acelerado, para que alguien las lea, las escuche, las mire. Hay quienes las cuentan empujados por ese viento que lleva el montón de memorias descarriadas y sin dueños. El otro día terminé La vida tranquila, de Marguerite Durás, un libro que encontré en una librería de Sabadell una tarde helada del último invierno. Lo estuve leyendo sorbo a sorbo porque sabía que corría el riesgo de llegar a ese lugar que a veces temo: el duro golpe de la última página. Así fue. Como con tantas otras historias me sentí tremendamente huérfano al despedirme. Atrás quedaron el mar que golpeaba la playa, la lluvia eterna que mojaba vidas y campo y el quejido de Jérome que murió en su cuartito solitario sin lutos ni tristezas y con secretos que se guardan para siempre. Hasta que miré la biblioteca y también la montañita de libros que soporta le mesa de noche y a Marguerite la dejé ir tranquila a buscar otros lectores que en realidad ella no los busca sino que son ellos que la encuentran.

No solo los libros. Recordé también las películas que andan por el mundo aguardando que uno las vea, las sienta, las despierte de su modorra, las saque a pasear por la mismísima vida. Ellas aguardando, como aguardan los aviones en el cielo la orden para aterrizar, mientras otros lo hacen, mientras otros decolan.

En el mundo pasan cosas increíbles y están ahí quienes las pintan y las bailan y las sueñan. El otro día me enviaron manuscritos de dos novelas y celebré la gestación de futuros nacimientos y golpeó mi puerta un documental soberbio que me mantuvo en su cápsula del tiempo por dos horas, mostrándome nuestro planeta con sus ballenas voluptuosas y sus cebras danzarinas, sus pingüinos elegantes y sus mares de viajeros.

En este mundo se viven cosas increíbles y sencillas: recordar cómo suena el silbato del tren que en la madrugada viaja a paso de caballería, alumbrado por sus faroles de luna llena, o escuchar a Frederic Chopin un domingo de sol, o cebar el poro de yerba mate mientras el gato se lame la cola o pensar en un poema de Bukowski que siempre recuerda que el viento trae nuevos recados. Imaginar a un lector del diario, concentrado en un reportaje, como se concentraba papá con un libro que encontraba en la casa de tía Dorita donde los domingos con mamá y mis hermanos íbamos a visitarla, a sentarnos bajo esa planta de pomelo.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Poca agua y escaso abrigo marcan el avance de la X Marcha Indígena
Las urnas desahogarán el dolor y la indignación por los incendios
Bomberos se cansan y retornan a sus hogares a curar sus heridas
La marcha indígena llega a San Rafael y piden sumarse a la lucha contra el fuego
Margarita Pocubé, la mujer que lo perdió todo en el incendio
El peor apocalipsis del incendio lo viven los animales silvestres
“En México estamos ante un auge del periodismo de investigación”
El rugido internacional de los colmillos del jaguar
Las historias de Alfonso Cortez
La vida tranquila
Ni los años, ni las décadas rinden a los padres que sufren el robo de un hijo
El concierto del tren
Realidad o ficción
El arte de Leoni para reforestar el bosque
La danza del jaguar
La familia Rivero Jordán
Nuestro segundo Premio Rey de España
A los viajes no se los lleva el viento
Los caminos de la información
María Cristina Botelho, escritora y difusora de las letras hispanas
En Facebook


23/09/2019
Reimaginemos la educación universitaria
23/09/2019
Bomberos españoles
23/09/2019
Verdades que se revelan y el impulso de renacer
23/09/2019
Estados Unidos convoca al TIAR
23/09/2019
Lava Jato, la OAS salpica al MAS
22/09/2019
El encanto de la deuda externa y los elefantes blancos


EL DEBER
 
Te puede interesar
Aunque de lejos parecía un tipo rudo, Billy fue un hombre amable y atento, que trataba con respeto a propios y extraños (Foto: Lucho Domínguez)
HOMENAJE

Billy Bilbao, el hombre grande del rock boliviano

Dicen que la práctica hace al maestro. En el caso de Tool, la palabra precisa sería disciplina
ROCK

Vuelve Tool. El arte de la disciplina

Aunque de lejos parecía un tipo rudo, Billy fue un hombre amable y atento, que trataba con respeto a propios y extraños. Fotos: Lucho Domínguez y archivo
ADIÓS A UN GLADIADOR

Billy Bilbao, el hombre grande del rock boliviano

Diez
THE BEST

Daniel Szori gana el premio Puskas al mejor gol del año

Ronaldo, ausente del premio de la FIFA. Foto: Archivo
ITALIA

Cristiano Ronaldo no acudió al FIFA The Best

Pogba toma sus recaudos para evitar agresiones de la hinchada. Foto: Archivo
FUERA DE JUEGO

Pogba adquiere un perro guardián para alejar a hinchas violentos del United

Sociales
SOCIALES

Maribel Guardia celebra 4 millones de seguidores con una foto en biquini

Las 10 mejor vestidas de los Emmy 2019

SOCIALES

Pamela Justiniano llegará al altar