PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 26/11/2018


Que el mundo lo sepa: siguen los linchamientos en Bolivia

Ya no recuerdo qué número de columna es esta en la que trato el cancerígeno tormento de los linchamientos. La semana anterior volvió a ocurrir. El martes 20, una turba mató a un brasileño en pleno centro de San Julián (Santa Cruz) a quien acusaron de ser un atracador. La víctima, antes de morir, dijo que solo quería cobrar una deuda y la Policía, como ocurre casi siempre, fue rebasada. Al día siguiente, en Uncía (Potosí), los pobladores mataron a pedradas a dos jóvenes acusados de robar un vehículo. Uno de ellos era menor de edad y ambos fueron arrebatados de las autoridades y agredidos sin contemplaciones, sellando así el segundo linchamiento en Bolivia en menos de 24 horas con tres víctimas fatales.

¿Qué está pasando en Bolivia? En este país los vecinos están matando a vecinos y lo están haciendo desde hace muchísimo tiempo. Es suficiente que alguna voz irresponsable azuce en voz alta, apunte con su maldito dedo inquisidor y con su voz asquerosa diga: “Aquel fue el que robó la garrafa de fulano o la vagoneta de zutano”. Y lo dice sin pruebas en las manos, y aunque las tuviera, nada justificaría que la turba expulse sus demonios y mate a pedradas o a fuego vivo a personas que en minutos se convierten en antorchas medievales.

Antes de que los teléfonos celulares con cámaras a full color se pongan de moda, las autoridades ponían de excusa que los vecinos linchadores ejecutaban el código del silencio, es decir, que nadie abría la boca para delatar a los asesinos. Y así era difícil investigar y sancionar a los criminales. Pero ahora que hay ojos digitales por todos lados, ahora que en todos los rincones del mundo se sacan fotografías a diestra y siniestra, ya no hay excusa para que no se pueda seguir un hilo de investigación a la manada que prende el fósforo sobre los cuerpos que suplican que no los maten.

Gente sin pena. Los que matan no tienen ni un poquito de pena. Y hubo casos en los que incluso lo han hecho a un costadito de una iglesia y el domingo han estado en la misa, golpeándose el pecho, y el cura, que ha estado entre la turba intentando evitar la matanza, en su púlpito intenta recobrar autoridad, porque la tarde en que quemaron vivos a unos hombres no había sido escuchado. La gente estaba desatando su furia en un país donde los policías incluso se visten de civil para no correr la misma suerte que los que están siendo linchados.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Margarita Pocubé, la mujer que lo perdió todo en el incendio
El peor apocalipsis del incendio lo viven los animales silvestres
“En México estamos ante un auge del periodismo de investigación”
El rugido internacional de los colmillos del jaguar
Las historias de Alfonso Cortez
La vida tranquila
Ni los años, ni las décadas rinden a los padres que sufren el robo de un hijo
El concierto del tren
Realidad o ficción
El arte de Leoni para reforestar el bosque
La danza del jaguar
La familia Rivero Jordán
Nuestro segundo Premio Rey de España
A los viajes no se los lleva el viento
Los caminos de la información
María Cristina Botelho, escritora y difusora de las letras hispanas
La quebrada de Cuevo
El mechero de don Andrés
El periodismo que quiero en 2019
El periodismo tiene sus propios médicos
En Facebook


14/09/2019
¿Dónde se perdieron?
14/09/2019
El riesgoso camino hacia las elecciones
14/09/2019
Entre dos fuegos
14/09/2019
El pacto fiscal cumple el mandato constitucional
14/09/2019
Dos verbos sin compromiso
13/09/2019
Brexit y el fracaso de la razón


EL DEBER
 
Te puede interesar
Los cuerpos sin vida de los bomberos voluntarios están siendo velados en Concepción. Foto: Jorge Huanca Dorado
SANTA CRUZ

Tres bomberos que fueron a apagar el fuego a Concepción se ahogan en una poza

Compañeros de los jóvenes universitarios protestan en puertas de la Felcc I Foto: Hernan Virgo.
ELECCIONES

Cinco de los nueve detenidos por violencia son enviados a Palmasola

La segunda autoridad nacional cumplió con entregas de obras en Santa Cruz I Foto: Vicepresidencia.
BOLIVIA

García: 'Los violentos no tienen futuro, solo quieren destruir Bolivia'

Diez
Wilstermann superó a Sport Boys en Yapacaní. Foto. Ricardo Montero
FÚTBOL

Wilster derrota al Toro en el estreno del estadio de Yapacaní

BOCA JUNIORS

El boliviano Melgar su primer gol en un superclásico argentino

El partido se disputó en el estadio Félix Capriles de la ciudad de Cochabamba. Foto. APG Noticias
FÚTBOL

Aurora no puede con Always y se complica en el Clausura

Sociales
SOCIALES

El hijo mayor de Carlos Baute demanda al cantante

SOCIALES

Warnes ¡ya tiene reina del Carnaval!

SOCIALES

Mirá quién visitará la Chiquitania... ¡es de Badabun!