PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 07/04/2019


¿Qué estarás haciendo Juan E.?

“¡Que estás abriendo el paraguas sin que amenace la lluvia!”, dijo mi amigo cuando leyó lo que sigue, como discurso del presidente. “Sé que la Embajada de Estado Unidos está preparando (una campaña de desprestigio), estamos convencidos de eso, porque para el 21 de febrero el embajador de Estado Unidos ha preparado (el caso Zapata) con algunos periodistas… “

Eso dijo don Juan E. (el ‘tenorio’ de La dama y la Embajada) y, de inmediato, se me antojó que bien pudiéramos hacer una opereta en la que debiéramos poner a don Philip Goldberg, como el ‘celestino’ que, por allá por 2006, urdió la manera de lograr que los caminos de ‘don Juan E. y la Gabrielita’ se crucen en algún acto de la campaña masista y que estos terminen acaramelados, mirando un futuro en el que él fuera presidente y ella la primera dama oculta, porque a él no se lo podía ver casado con nadie que no sea Bolivia; es decir la patria, hasta que un 21F lo hicieran perder el aprecio de la gente y lo dejaran fuera, legalmente, de la carrera presidencial.

Digo, si Morales acude al peor momento de su historia política para llamar la atención, significa que, o está muy mal la relación con su ‘voto duro’, o, por el contrario, hizo algo que teme que sea descubierto y, si acaso lo es, acudirá de inmediato al remanido (vulgar, común, nada original) griterío de que fue el imperio el que inventó la manera de “atacar con mentiras”, por que no soportan que un indio (jefe y del sur) sea presidente de una Bolivia hoy “digna”.

Pero hasta que aquello ocurra, sería bueno recordarle a don Juan E. que fue él quien, en fecha 18 de junio del año 2007, realizó la inscripción de Ernesto Fidel (demás generales harto conocidas); y no solo eso, también reconoció la paternidad del citado niño, el cual ni siquiera nació físicamente sino en papeles; es decir que tal inscripción de nacimiento fue un delito contra la fe del Estado. Pero eso no pareció importar nunca a don Juan E. y a las autoridades circunstanciales de Registro Civil.

Revisé nuevamente los papeles y no pude encontar a Philip Goldberg entre los mismos: Lo que vi es que un señor Escalera Calizaya y otro de apellido García Soria actuaron como testigos. En fin, ahí lo dejo.

Hurgué en mi memoria y recordé que la Gabriela Zapata Montaño gestionó el viaje de Morales a China, patrocinado por Citic Group, empresa con la que sentaron las bases para que la misma se haga cargo de la explotación del salar de Uyuni, cosa que finalmente no se hizo, pero el viaje se hizo y la dama en cuestión, motivo de los desvelos (de los buenos y los malos) de don Juan E. logró su cometido.

Recordé también que la agraciada joven de las extensiones permanentes y el ‘look fashion’ presidiario tuvo una empresa que se llamó Consilium, que estuvo ligada a la construcción o reacondicionamiento de Puerto Tamarinero y, probablemente, hasta en el proyecto multinacional de mejoramiento de los ríos de la Cuenca del Plata, proyectos de una buena cantidad de dinero.

Solo para que quede constancia, también se registró en nuestra memoria todo lo concerniente a las tropelías de la señora en la oficina de la primera dama del Estado; es decir en la oficina de Gestión Social, dependiente de la Presidencia. ¿Dónde más podría estar la joven, sino ahí? En fin, don Juan E. no parece recordar que eso se logra porque alguien o varios le facilitaron el paso a la dama.

Estuvo también la dama metida en negocios con la Gobernación de Tarija (gestión Lino Condori). Ahí queda registrado el nombre de Javier Soliz Canedo, su representante, y en CAMC, donde, “al lado del Presidente”, (texto de una separata publicada) irían a hacer cosas grandes para el país… Hasta que aparecimos nosotros y ya saben qué pasó.

Pudiera seguir, pero no le hallo sentido. Al fin de cuentas estaba buscando solo un registro de constancia de la Embajada de EEUU en este caso. No lo encontré, aunque bien pudiera seguir escribiendo sobre la pareja que en las dos primeras décadas del siglo 21 jodió al país…





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Recomenzar lo que no comenzó
Desastre es más que emergencia, eso es claro
Si fuera tan fácil
Distracciones peligrosas
De la ilegitimidad y la ilegalidad
No se detienen
¿Nada de qué hablar?
¡De buen tamaño!
La democracia merece mejor trato
El blindaje de Montenegro, fotos y algo más
Sobre Soza, un fiscal fugitivo
¡Y dale con que la vaca pone huevos!
Otra vez las ‘correcciones políticas’
¿Qué culpa tiene Erdogan?
¿Qué estarás haciendo Juan E.?
Democracia en peligro
No es “normal”, es inaceptable
Pues no, Jerjes y otros no tienen razón
La costumbre de hacer lo incorrecto
¡Avisados estamos!
En Facebook


21/09/2019
Las encuestas no autorizadas
21/09/2019
Primavera silenciosa
21/09/2019
La difícil construcción de una gestión metropolitana cruceña
21/09/2019
La “debida diligencia” es fortalecida por la Ley 1173
20/09/2019
Caudillo azul
20/09/2019
¿Quién le teme a la encuestatan feroz?


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

TSE no limitará difusión de gestión de Gobierno durante la campaña

Incendio en Bella Vista
BOLIVIA

Dan detención domiciliaria al hombre que inició el fuego en Tarija

El incendio que amenaza el Madidi. Foto: Sernap/ Madidi.
BOLIVIA

La Paz declara al Madidi zona de desastre por los incendios

Diez
Rafinha es un jugador fundamental en el equipo. No comenzó el torneo por una lesión, pero desde su regreso ha marcado goles clave. Foto: Fuad Landívar
SANTA CRUZ

Blooming apunta a su levantada afianzándose en cuatro pilares

Wilstermann y Bolívar mandan en el torneo Clausura de Bolivia. Foto. Archivo DIEZ
IMPERDIBLE

Así se viene la fecha 12 del fútbol boliviano

Berriex, la novedad en el onceno de Real Potosí. Foto: Archivo
FÚTBOL

Real Potosí espera el clásico con ataque de experiencia

Sociales
SOCIALES

Las hermanas Arredondo quieren el título

Bellezas. Loriane Vásquez, Nadia Deheza, Karina Nogales, Diandra Dias e Iris Reynal
SOCIALES

Los colores del arcoíris ‘afro’ iluminan la ciudad

SOCIALES

Los looks detrás de la pasarela