SANTA CRUZ

La seguridad de Roboré está en manos de un civil y militares


La seguridad se sobrelleva con patrullajes con soldados de la Quinta División del Ejército por un convenio con la Alcaldía. El fiscal viaja 130 km para atender casos.


El desbloqueo de los pobladores por un reclamo por sus reservas naturales provocó la quema. Foto Jorge Uechi
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

13/05/2019

La noche del 12 de noviembre del año pasado, luego de que la Policía gasificara a pobladores que bloqueaban la carretera Bioceánica en reclamo por asentamientos de colonos en las reservas naturales El Paquió y Valle de Tucabaca, un grupo de pobladores incendió el edificio que ocupaba la institución verde olivo frente a la plaza central de ‘la Perla del Oriente’. Desde entonces, la Policía se retiró de Roboré.

Entonces, ¿cómo resguardan el orden? EL DEBER estuvo en el lugar y conversó con pobladores, que comentaron de las vicisitudes para hacer sus denuncias, los viajes y gastos que deben hacer para llevar un proceso. Así también, las autoridades comentaron cómo hacen para mantener el orden con ayuda de soldados de la Quinta División del Ejército.

Un ‘sheriff’ y un fiscal por 2 días

Al estilo de los poblados de Estados Unidos, donde un policía ejercía como ‘sheriff’ y representaba a la justicia para mantener el orden público, en Roboré, el secretario de seguridad ciudadana de la Alcaldía, Gustavo Vaca, cumple esa función. Él recepciona las denuncias y deriva al fiscal los casos ‘graves’. “Lo que más se da es violencia intrafamiliar y abusos sexuales contra mujeres y menores de edad. También hay casos de abigeato”, explicó. En promedio, por semana recibe 15 denuncias de las cuales tres ameritan, en su criterio, ser derivadas al fiscal.



A su vez, el representante del Ministerio Público, Clovis Ugarteche señala que cumple funciones en San José los lunes y martes y que a Roboré va los miércoles y jueves, pues el último día de la semana debe ir hasta Puerto Suárez pues allá existe un Tribunal de Sentencia. Ratificó lo que dijo Vaca, que lo que más hay son casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual. “En los dos meses que estoy en esta jurisdicción he recibido nueve denuncias de violación y violencia familiar”, dijo.

Pobladores cuestionan

“Roboré precisa tener fiscal a tiempo completo y un juzgado; no es posible que cuando hacés una denuncia te citen a declarar a San José, a 130 kilómetros o para los juicios ir hasta la frontera con Brasil, lo que implica tiempo y plata”, protestó Alberto Ábrego.

A su vez, Claudia Mostajo, vecina de la población de Aguas Calientes (a 32 km de Roboré), señaló que hace años esperan un puesto policial. “Para hacer denuncias debemos ira hasta San José o hasta Santa Cruz; aquí vienen muchos turistas y de no ser por la ayuda de los militares, sería un caos”, dijo.

Patrullajes con soldados

Gracias a un convenio entre la Alcaldía con la Quinta División del Ejército, a la cabeza del coronel Óscar Aldunate, los viernes y sábados se desarrollan patrullajes preventivos principalmente para hacer cumplir la ley de expendio y consumo de alcohol. Asimismo, los militares apoyan las intervenciones disuasivas o en arrestos en los casos graves.



Más sobre el tema: 

Policía procesará a quienes quemaron la comisaría

Pobladores queman oficinas de la Policía en Roboré tras desbloqueo



 




En esta nota